fbpx

 

LA AGRESIVIDAD-PASIVA, QUÉ ES?

La asertividad es uno de los aspectos más problemáticos, ya que se suele confundir,con la agresividad pasiva;requiere una persona con experiencia  sobrada en  IE.

Diferenciar una persona AGRESIVA-PASIVA de una ASERTIVA.

  • Una persona ASERTIVA requiere de diferentes características,que son dadas de acuerdo a la adquisición de ciertas habilidades, entre las que sobresalen las siguientes:
  • Usa el lenguaje de sentimientos· Habla de sí mismo y expresa sus percepciones
  • Usa el lenguaje de apertura  claro· Utiliza lenguaje claro y apropiado
  • Expresa desacuerdo activo .Evita justificar de cada opinión
  • Se comunica fácilmente con todos· Se siente libre de comunicarse  Está orientado positivamente en la vida
  • Juzga respetable tener limitaciones    Tiene alta autoestima
  • Se respeta a sí mismo(a)  Es emocionalmente libre para expresar sus pensamientos y sentimientos
  • No dice “no” cuando quiere decir “si”, ni “si” cuando quiere decir “no
  • Reconoce tanto sus áreas fuertes como sus áreas de oportunidad para seguir creciendo como persona
  • Reconoce, acepta y respeta sus derechos básicos y los de los demás
  • Tiene una gran autoconfianza para la toma de decisiones· Sabe elogiar y reconocer el trabajo de los demás
  • Es sensible a los distintos contextos y procura responder

De acuerdo a las anteriores características se puede caer en una confusión terrible pues en ocasiones se confunde a una persona asertiva con una persona de conducta agresiva

¿Cuándo una persona es asertiva y cuándo es agresiva-pasiva?

VIDEO  PERSONALIDAD AGRESIVA-PASIVA

“La agresividad es cualquier conducta enfocada a dañar o lastimar a una persona que está motivada a evadir cierto trato” (Baron, 1977:7).

La acción agresiva se manifiesta de muchas maneras.

Es decir, que un sujeto puede tener la intención de ser verbalmente agresivo, querer dañar a alguien con la palabra (ironía o sarcasmo), pero afortunadamente(afortunadamente), no ser percibido como tal por su interlocutor e incluso ni siquiera haberse dado cuenta de algún tipo de cambio de conducta que le sugiera la intención de ofensa.

Según Baron (1977), podemos mencionar algunas de las manifestaciones más comunes de las personas que pueden considerarse  agresivas-pasivas.

  • Mostrarse rígido e inflexible
  • Actuar a la defensiva frecuentemente
  • Sentir la necesidad de tener el control
  • Juzgar y culpar a los demás
  • Hacer bromas ridiculizando
  • Reaccionar exageradamente
  • Ver únicamente las fallas de los demás
  • Enojarse con facilidad
  • Emitir críticas constantes
  • Querer tener la razón
  • Necesidad de sentirse superior
  • Culpar a los demás por las fallas propias
  • No aceptar o reconocer los derechos de los demás

Las relaciones pasivo-agresivas se caracterizan por contar con una persona que intenta ejercer control sobre el otro, pero al mismo tiempo, que evita a toda costa el conflicto abierto.

Mientras que en la superficie, los pasivo-agresivos parecerán ser gente amable y cooperativa, secretamente tratan de sabotear y de controlar las situaciones.

Todo el mundo llega a actuar de esta forma algunas veces, pero el verdadero problema se produce cuando esta conducta se convierte en un mecanismo con el que se procede a encarar los sentimientos de ira e inseguridad.

Corta por lo sano. Si esta confrontación no corrige los problemas en su relación, el único recurso que queda es acabar con eso.

En última instancia, sólo vale la pena mantener una amistad o una relación afectiva cualquiera si contribuye a tu felicidad.

Las razones que mueven a presentar este tipo de conducta son muchas, por ejemplo: falta de control emocional, intolerancia a la frustración, errores en la forma de expresión, necesidad de poder o de dominación, etc.

Lo importante será entonces el poder identificar las diferencias que existen entre una persona  asertiva y una agresiva. Generalmente las personas agresivas son “tóxicas”.

Es decir no están a gusto con ellas mismas y al mismo tiempo desean que las demás personas no estén a gusto con ellas mismas.

¡Hay que alejarse de ellas!

Bibliografia: Patrick Stothers Kwak – Mariano Miranda Bernal 

Estrés, ansiedad, depresión: nuevos males

Controlar, superar y curar la ansiedad y el estrés mediante TERAPIA A TRAVES DE LA HIPNOSIS.

Es un método , que llega hasta el SUBCONSCIENTE del cerebro de la persona afectada, y desde donde podemos cambiar (PNL) Programación Neuro Lingüista , y sus pautas de conducta, MODIFICANDO DE MANERA EFICAZ los problemas generados por la ANSIEDAD O / Y EL ESTRES.

La ansiedad es un sentimiento de miedo, preocupación, intranquilidad. El origen de esto puede no estar claro.

Es cuando alguien tiene estos efectos, falta de sueño, molestias…pero en principio no hay una causa que consideremos sea la que lo origine.

Algunos síntomas Mareos, ahogos angustia, problemas para dormir, falta de apetito, concentración .Miedo , pensamientos negativos, fumar , comer, beber en exceso, llorar…

Cuando algunos sentimientos suceden con frecuencia, podemos encontramos ante un trastorno de ansiedad

  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • Trastorno de pánico
  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT)

El estrés es la consecuencia de cualquier situación o pensamiento que le hace sentir a uno frustrado, furioso o ansioso. Las situaciones y motivos que provocan el estrés pueden ser varios,- desde verse en peligro físico hasta hacer una presentación laboral o tomar una decisión muy importante en la vida

Adultos, adolescentes y hasta los niños – pasan por momentos de estrés.

El estrés BUENO que sentimos y que, en bajas dosis, hace que nos enfrentemos a los retos cotidianos No afecta a todo mundo de la misma manera.

El estrés MALO, situaciones, como un divorcio o el cambio de vivienda, escuela, cambios de empleo, también pueden causar estrés. Las situaciones a largo plazo pueden producir un estrés de poca intensidad, pero permanente,(se cronifica) creando dificultades. El sistema nervioso esta en tensión continua y se mantiene relativamente activo a fin de continuar liberando hormonas adicionales durante un período de tiempo prolongado. Esto agota las reservas del cuerpo, haciendo que la persona se sienta agotada o abrumada, debilitando el sistema inmunológico .y ocasionando otros problemas.

Algunos síntomas

Una frecuencia cardíaca más rápida Latidos cardíacos Respiración rápida Sudoración Temblores Mareo Heces sueltas Necesidad frecuente de orinar Boca seca Problemas para deglutir dificultad para concentrarse, sensación de cansancio, perder los nervios., con mayor frecuencia, cansado .También puede causar problemas sexuales así como para conciliar el sueño, pesadillas.

SEÑALES DE SOBRECARGA DE ESTRÉS

Las personas que están pasando por una sobrecarga de estrés muestran algunos de los siguientes síntomas:

  • ansiedad o ataques de pánico
  • constante presión, confusion y apresuramiento
  • irritabilidad y melancolía
  • síntomas físicos: problemas estomacales, dolores de cabeza y dolores de pecho
  • reacciones alérgicas: eczema y asma
  • problemas del sueño
  • beber en exceso, comer en exceso, fumar o usar drogas
  • tristeza o depresión

Algunas personas tienen problemas de ansiedad que causan reacciones extremas de estrés, convirtiendo pequeñas dificultades en crisis mayores.

¿COMO  AYUDA LA HIPNOSIS EN  LOS PROBLEMAS PSICÓ/FISÍCOS?

La hipnosis  es una técnica para el tratamiento de trastornos psicológicos, como fobias, miedos, tristezas, anorexia, bulimia, baja autoestima, inseguridad, complejos, migraña, obesidad, obsesiones, dejar el cigarrillo, tratar obesidad y alergias.

Actualmente la hipnosis se utiliza con buenos resultados para tratar la fibromialgia , el estrés, los trastornos dermatológicos o la soledad.

Los avances en la investigación del subconsciente han convertido a la hipnosis en una técnica complementaria a numerosas terapias.

 

Así, junto a depresiones, trastornos alimenticios o fobias, esta técnica trabaja en líneas menos conocidas que ayudan a paliar desde la fibromialgia y el estrés los trastornos dermatológicos, pasando por la soledad, casos todos ellos que tienen una raíz psicológica ó psicosomática. Palía casos que tienen una raíz psicológica o psicosomática En el Instituto de Reumatología de Barcelona demuestra los efectos positivos de la hipnosis contra esta enfermedad.

Según la investigación, el 80% de los pacientes que se sometieron a las sesiones experimentaron una mejoría notable de sus síntomas: dolor, fatiga, insomnío y ansiedad.

Y es que, pese a que más de un millón de personas sufren este mal, aún se desconoce qué lo provoca, por lo que carece de tratamientos efectivos.

El 80% de los pacientes que se sometieron a las sesiones mejoraron   En el tratamiento del estrés se usan frases repetitivas y sugestiones terapéuticas como herramientas para controlar el dolor y los demás síntomas. También pueden paliarse con la hipnosis, siempre después de haber consultado a un especialista, los trastornos dermatológicos. De nuevo, es el estrés la raíz del problema, sobre todo en aquellas personas que se rascan casi compulsivamente lesionándose la piel.

Detrás de la soledad se esconde, en muchas ocasiones, un sentimiento de aislamiento más psicológico que real, por lo que la hipnosis puede convertirse también en un gran aliado para superarlo. Otros síntomas, como los dolores de cabeza y las migrañas, pueden ser igualmente contrarrestados mediante esta técnica.

¿Por qué el estrés prolongado causa depresión?

Ante una situación puntual de estrés, se incrementa la actividad cardiaca, la respiración se vuelve agitada, aparece sudoración en las manos y la boca se seca. Pero cuando el estrés es continuado las cosas pueden empeorar y desembocar en una depresión. Científicos de la Universidad de Washington (EE UU) dan a conocer hoy en Nature el mecanismo molecular que explica el vínculo entre una situación de estrés crónico y los trastornos depresivos. Se trata de un péptico llamado hormona liberadora de corticotropina (CRH), que se sintetiza en el cerebro estresado y que afecta a la liberación de dopamina en el núcleo accumbens, una región del cerebro relacionada con la motivación, la recompensa, el placer y el comportamiento social.
En circunstancias normales, cuando algo excitante o motivador nos sucede, o cuando un acontecimiento nos despierta curiosidad, la CRH se une a un receptor cerebral y desencadena la liberación dedopamina, que nos hace sentir bien. Sin embargo, cuando el estrés se alarga en el tiempo, este mecanismo falla, la dopamina se deja de liberar y, alterada la cascada química que nos aporta la sensación de bienestar y placer, todo cuanto nos rodea deja de resultarnos interesante. Los investigadores han calculado que el efecto dura en torno a tres meses tras un episodio de estrés, y que explica por qué puede conducir a sufrir depresión.

Depresión

La Organización Mundial de la Salud señala la depresión como uno de los grandes retos del siglo. Tiende a convertirse en una epidemia, como si de la sociedad del bienestar se tuviera que pasar a la sociedad del ánimo enfermo, de la tristeza, del horizonte cerrado a la esperanza. Hoy ya es la más frecuente de las enfermedades mentales. Una de cada cuatro mujeres y uno de cada seis varones va a presentar algún tipo de síndrome depresivo a lo largo de su vida.

Y en el otoño aumentan los casos. De cada cien personas, cerca de 20 sufren problemas depresivos. Quizá no se les pueda llamar depresión. Pero están en ese estado en que la tristeza empieza a ser excesiva y prolongada. Pero no se puede confundir: toda persona sana tiene sentimientos de tristeza porque es verdad que hay en la vida demasiados acontecimientos que no se prestan a muchas alegrías. Pero entre la tristeza de una persona sana y esa tristeza prolongada y vitalizada de la depresión hay grandes diferencias.

¿Soluciones?

Dormir de forma regular y mantener un ritmo de actividades adecuado puede ayudar a contrarrestar los efectos que el cambio de estación provoca en el reloj biológico del individuo. Otra recomendación a tener en cuenta es que quien la sufre debe tener apoyo de la familia, amigos, compañeros y otras personas significativas de su alrededor, a las que se puede y se debe recurrir en cualquier momento de la vida. Y recordar que cuanto antes se trate una depresión mas fácil será terminar con ella

La depresión y el estrés crónico pueden causar una disminución en el volumen cerebral debido a una pérdida de conexiones neuronales en el mismo, según indica un estudio publicado en la revista Nature Medicine. El responsable de dicha pérdida es el factor de transcripción GATA1, una especie de `interruptor genético´ que se activa en los cerebros de las personas con depresión.

El GATA1 reprime la expresión de al menos cinco genes necesarios para formar las conexiones sinápticas entre neuronas. La pérdida de estas conexiones ocasiona alteraciones en los procesos emocionales y cognitivos, y también contribuye a la pérdida de masa cerebral en la corteza prefrontal.

Para llegar a estas conclusiones, el equipo de investigadores, de la Universidad de Yale, analizó el tejido cerebral donado por pacientes con y sin depresión, encontrando que las personas que habían estado deprimidas tenían una menor expresión de los genes relacionados con las conexiones neuronales. Un segundo experimento demostró que, cuando se activaba el factor GATA1 en el cerebro de ratones de laboratorio, estos mostraban síntomas de depresión. En circunstancias normales, cuando algo excitante o motivador nos sucede, o cuando un acontecimiento nos despierta curiosidad, la CRH se une a un receptor cerebral y desencadena la liberación de dopamina, que nos hace sentir bien. Sin embargo, cuando el estrés se alarga en el tiempo, este mecanismo falla, la dopamina se deja de liberar y, alterada la cascada química que nos aporta la sensación de bienestar y placer, todo cuanto nos rodea deja de resultarnos interesante.

Ya los llamamos los “males de la civilización”. La presión a ser lo que se supone que debemos ser hace que los casos sean descubiertos con más frecuencia.

Es verdad –como señala el profesor López-Ibor– que la sociedad es ahora más consciente de las enfermedades mentales, y de ahí se deriva la idea de que la sociedad está enferma. Pero no es cierto. Los datos epidemiológicos demuestran que no.

Rojas Marcos afirma que quien haya nacido después de 1955 tiene el doble de posibilidades de tener una depresión que sus padres y el triple que sus abuelos. ¿Será que el bienestar genera melancolía?

Estrés

Entre un 2% y un 4% de la población padece estrés. Y lo padecen dos mujeres por cada varón. Ellas son más propensas por la dificultad de combinar la vida laboral y familiar. Un 15% de ellas –mujer y trabajadora– ya es víctima del estrés. Este porcentaje aumenta cuando se trata de madres de familia.

En cambio, sólo un 13% de las personas sin hijos se ven afectadas.

¿Soluciones?

La primera es no abandonarse y procurar descargar la tensión. Por eso, debemos acompasar el esfuerzo psíquico con el físico. Y eso se consigue practicando cualquier deporte de una forma continuada. Otro de los grandes remedios es la comunicación. Comunicarse con la gente que nos quiere es fundamental para sentirnos mejor.

Ansiedad

Afecta nada menos que al 6% de la población española. Y es crónica y cíclica. Muchas veces aparece asociada a la depresión. ¿Cuándo se puede hablar propiamente de ansiedad? Pues cuando hay una preocupación excesiva y constante sobre relaciones, familia, salud, trabajo, finanzas… Esa preocupación constante lleva a impaciencia, fatiga, imposibilidad de concentración, irritabilidad, tensión muscular y problemas de sueño. Otras veces aparecen crisis de angustia. Son unos segundos; pero la sensación de terror es tan tremenda que seguramente quien la haya sufrido no sólo no la olvida jamás, sino que empieza a temer de manera permanente que vuelva a ocurrir.

¿Soluciones?

Tiene solución con psicoterapia y medicación. Los nuevos antidepresivos están obteniendo buenos resultados. Aproximadamente, un tercio de los enfermos con trastorno por angustia tienen miedo a encontrarse en lugares o situaciones de los que resulta difícil escapar.

 

LA TRIADA OSCURA DE LA PERSONALIDAD

¿Hay personas malas o con un lado oscuro?, ¿cuando alguien hace daño a otro lo hace con consciencia de ello?, ¿hay personas tóxicas? En este artículo vamos a dar algunas respuestas

¿Qué es la tríada oscura?

Los estudiosos de la personalidad coinciden en que existe un perfil de personalidad, la tríada oscura, que determina determinados comportamientos desajustados socialmente o extremadamente egoístas que implican sufrimiento de los otros y saltarse las normas sociales, pensando sólo en los propios beneficios por encima de cualquier cosa o persona.

La tríada oscura (o the Dark triad) es  perfil de personalidad basado en una combinación de los siguientes tres factores:

Psicopatía (Psychopathy): es una persona con una personalidad dura, “callosa”, conductas de crueldad y una empatía muy limitada. Son personas que no tienen remordimientos, la moral o las normas éticas les son indiferentes, y suelen ser cínicos e insensibles.

Maquiavelismo (Machiavellianism): personas con un encanto superficial y muy manipuladoras. Por ejemplo, son personas que pueden usar a otras personas para conseguir lo que quieren, mienten, se aprovechan de quien pueden, estafan y hacen trampas.

Narcicismo (Narcissism): se compone de creencias de superioridad, grandiosidad y vanidad, y una alta explosividad emocional. Son personas que quieren que todo el mundo los admire y les preste atención, que creen merecer un estatus superior o un prestigio social y que esperan tratamiento especial y de favor y que, si no son tratados como creen merecer, pueden reaccionar con ira, rabia o agresividad.

Además, suelen ser personas con un trato desagradable (aun siendo superficialmente encantadoras), con un autocontrol muy limitado (pueden estar siendo muy agradables y de golpe tener un ataque de ira), suelen ser agresivas, muy poco responsables y no son honestas.

Existe una gran diferencia entre los sexos, pues es mucho más frecuente encontrar este perfil de personalidad en hombres que en mujeres, a diferencia de otros perfiles de personalidad (como sería un perfil ansioso).

¿Cómo son estas personas en las relaciones?

La tríada oscura comporta perfiles relacionales que podemos considerar tóxicos.

Estas personas, por su perfil de personalidad, suelen relacionarse a nivel íntimo con muchas limitaciones y carencias que pueden resultar muy nocivas para sus compañeros/as. Además, estas personas se muestran incapaces de mostrar un sentimiento de amor genuino o desinteresado.

Los diferentes rasgos de la Tríada oscura afectan de la siguiente manera en las relaciones íntimas:

Los rasgos psicopáticos en la personalidad están asociados con dificultades de relación y de ruptura, infidelidad, relaciones sexuales casuales, violencia doméstica y con actos de agresión sexual. Es evidente que una relación de pareja con alguien que no tiene empatía alguna, es insensible emocionalmente y no siente remordimiento, está condenada al fracaso.

LOS VAMPIROS EMOCIONALES ESTAN EN TU VIDA COTIDIANA, NO EN LAS PELICULAS ¡¡

El maquiavelismo de asocia a la promiscuidad y a las actitudes y tácticas sexuales hostiles, egoístas y engañosas (estafa, manipulación, chantaje o fingir amor).

Los rasgos de personalidad narcisista hacen que esta persona sitúe a su pareja como alguien inferior, que tiene que adorarlo y satisfacerlo. Tener como pareja a una persona únicamente centrada en sí misma y con grandes sentimientos de grandeza puede desgastar la identidad, autoestima y autonomía emocional de su compañero/a.

La satisfacción con la vida se ha asociado positivamente con relaciones íntimas felices, que se suelen caracterizar por alta intimidad, pasión y compromiso.  Pero las relaciones también tienen un a naturaleza paradójica en el sentido de que pueden ser fuentes de satisfacción y felicidad y, a la vez, pueden ser fuentes de dolor, soledad, miedo y malestar emocional general.

Siguiendo toda lógica, tener una pareja con este perfil de personalidad pronostica poca satisfacción de vida puesto que las relaciones íntimas con estos compañeros se ven afectadas. Estas relaciones se caracterizan por un círculo de poder, control y hostilidad. Esta hostilidad puede incluir formas sutiles de humillación, represalias y amenazas, que a la vez alimentan la relación de sumisión/dominación. Por lo tanto, estamos en una relación de alto riesgo de abuso psicológico y maltrato.

Es importante que uno trabaje su independencia emocional, es importante tener claros los límites y los principios individuales y no dejar nunca que nadie los sobrepase. De esta manera se pueden identificar más fácilmente los compañeros tóxicos y las relaciones enfermizas.

bibliografia :Helena Romeu
Psicóloga clínica

Bibliografia: MUY INTERESANTE – Diez Minutos Artículos – PYR – 20MINUTOS