fbpx

 

Lo hacemos por tu bien

 

Hace unos días me llamarón de mi compañía telefónica, para (según ellos) mejorar mi conexión a internet por una módica subida de precio.

Les dije que no estaba interesada, que era mucha potencia para mí, y ellos me contestaron que llamara al Ministerio a quejarme. Esto se lo han pasado por alto, y llevo días con el 5 G

Después de pasar un fin semana haciendo trabajos en el PC y con internet, mi medidor de radiación da picos de hasta 80 Hz. De forma continuada (muy alta).

 

Realmente es una obligación

 

Como el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital – Digitalización e Inteligencia Artificial – Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales. es quien impone la norma,la consecuencia de esta exposición electromagnetica  implica que me pica todo el cuerpo ( lo llamaran  de otra forma), los ojos me escuecen y parece que tengo tierra dentro, dolor de cabeza y nauseas, entre otros.

 

¿Adónde fueron 20 millones de clientes chinos de telefonía?

Recuerdo una noticia de abril de 2020:

Ese es el acertijo para los inversores de las tres grandes telecos del país, que perdieron un número récord de usuarios en febrero. Las explicaciones van de lo disparatado a lo más verosímil. Ninguna es especialmente tranquilizadora.

Puede no parecer para tanto. Después de todo, el número de abonados de las tres cayó de 1.600 millones en enero a 1.580 millones en febrero. Para China Mobile, de lejos la más grande con más de 900 millones de cuentas, una pérdida neta de más de 7 millones parece un error de redondeo. Aun así, eclipsa la caída de enero, 860.000. También es la primera vez que las tres registran pérdidas de usuarios de móviles al mismo tiempo, al menos en una década.

 

¿Porqué 20 millones de personas se dan de baja de la telefonía?

 

Cuando el cuerpo se expone a las ondas electromagnéticas y el efecto biológico se sale del rango normal afecta la salud. De acuerdo al informe científico sobre el efecto de los campos electromagnéticos en el sistema endocrino humano y patologías asociadas, se han dado casos de:

Esclerosis.

Pérdida de memoria.

Reducción de glóbulos rojos en la sangre.

Cáncer cerebral, cáncer de mama, leucemia, etc.

Trastornos cardiopulmonares: taquicardia y tensión arterial.

 

Asimismo, también se pueden presentar otros trastornos que pueden considerarse leves como:

Fatiga.

Hipertensión.

Dolor en las articulaciones.

Dermatitis y alteraciones cutáneas.

Problemas de desarrollo en los niños.

Problemas en la visión: cataratas y pérdida de vista.

Problemas reproductivos: alteración del ciclo menstrual, abortos, infertilidad.

Trastornos neurológicos: confusión mental, irritabilidad, dolor de cabeza e insomnio.

Efectos sobre el embarazo

De acuerdo coinformes de la OMS, hasta la fecha no hay evidencia sólida sobre la relación entre la exposición a campos electromagnéticos y riesgos propios del embarazo como abortos espontáneos, malformaciones, bajo peso al nacer y enfermedades congénitas.

Pese a esto, sí ha habido registros ocasionales en los cuales se sugiere cierta relación entre problemas de salud en las gestantes y presunta exposición a campos electromagnéticos. Para ser más precisos, se han registrado casos de nacimientos prematuros y bajo peso al nacer en los bebés de trabajadores de este tipo de entornos.

 

Efectos de las radiaciones ionizantes en la salud

 

El daño que causa la radiación en los órganos y tejidos depende de la dosis recibida, o dosis absorbida, que se expresa en una unidad llamada gray (Gy). El daño que puede producir una dosis absorbida depende del tipo de radiación y de la sensibilidad de los diferentes órganos y tejidos.

 

Para medir la radiación ionizante en términos de su potencial para causar daños se utiliza la dosis efectiva. La unidad para medirla es el sievert (Sv), que toma en consideración el tipo de radiación y la sensibilidad de los órganos y tejidos.

 

Es una manera de medir la radiación ionizante en términos de su potencial para causar daño. El sievert tiene en cuenta el tipo de radiación y la sensibilidad de los tejidos y órganos. El sievert es una unidad muy grande, por lo que resulta más práctico utilizar unidades menores, como el milisievert (mSv) o el microsievert (μSv). Hay 1000 μSv en 1 mSv, y 1000 mSv en 1 Sv. Además de utilizarse para medir la cantidad de radiación (dosis), también es útil para expresar la velocidad a la que se entrega esta dosis (tasa de dosis), por ejemplo en microsievert por hora (μSv/hora) o milisievert al año (mSv/año).

 

Más allá de ciertos umbrales, la radiación puede afectar el funcionamiento de órganos y tejidos, y producir efectos agudos tales como enrojecimiento de la piel, caída del cabello, quemaduras por radiación o síndrome de irradiación aguda. Estos efectos son más intensos con dosis más altas y mayores tasas de dosis. Por ejemplo, la dosis liminar para el síndrome de irradiación aguda es de aproximadamente 1 Sv (1000 mSv).

 

Si la dosis de radiación es baja o la exposición a ella tiene lugar durante un periodo prolongado (baja tasa de dosis), el riesgo es considerablemente menor porque hay más probabilidades de que se reparen los daños. No obstante, sigue existiendo un riesgo de efectos a largo plazo, como el cáncer, que pueden tardar años, o incluso decenios, en aparecer. No siempre aparecen efectos de este tipo, pero la probabilidad de que se produzcan es proporcional a la dosis de radiación. El riesgo es mayor para los niños y adolescentes, pues son mucho más sensibles a la radiación que los adultos.

 

Los estudios epidemiológicos realizados en poblaciones expuestas a la radiación, como los supervivientes de la bomba atómica o los pacientes sometidos a radioterapia, han mostrado un aumento significativo del riesgo de cáncer con dosis superiores a 100 mSv. Estudios epidemiológicos más recientes efectuados en pacientes expuestos por motivos médicos durante la infancia (TC pediátrica) indican que el riesgo de cáncer puede aumentar incluso con dosis más bajas (entre 50 y 100 mSv).

 

La radiación ionizante puede producir daños cerebrales en el feto tras la exposición prenatal aguda a dosis superiores a 100 mSv entre las 8 y las 15 semanas de gestación y a 200 mSv entre las semanas 16 y 25. Los estudios en humanos no han demostrado riesgo para el desarrollo del cerebro fetal con la exposición a la radiación antes de la semana 8 o después de la semana 25. Los estudios epidemiológicos indican que el riesgo de cáncer tras la exposición fetal a la radiación es similar al riesgo tras la exposición en la primera infancia.

 

 

 

Bibliografia:

 

mejorconsalud.as.

www.who.int/

cincodias.elpais.com

¡Exclusivo Regalo!
Suscribete a nuestra newsletter

Solo por suscribirte obten nuestra guía
close-link

Pin It on Pinterest

Share This